deXte: deportes e experiencias educativas

Bitácora do PDC do IES Sánchez Cantón de Pontevedra

Lecturas recomendadas: Mal de escuela

Posted by Paco Carral en 9 agosto, 2009

pennac

Los que inicialmente fueron malos alumnos, o tropezaron alguna vez con el sistema educativo entenderán muy bien los sentimientos encontrados de Daniel Pennac durante la redacción de este interesante libro. Recomendado para aquellos que sienten una cierta vocación en esto de la enseñanza o para aquellos que tienen curiosidad por conocer los entresijos y circunstancias que condicionan a un “zoquete”, expresión con la que se autodenomina a sí mismo Daniel Pennac durante la historia ciertamente autobiográfica de un profesor de lengua que consiguió subsistir en su época de estudiante a pesar de sus particulares carencias intelectuales dentro del sistema educativo de mediados del siglo XX.

Os Incluyo también la recomendación extraida de El país: y un pequeño pasaje extraido del libro con la intención de animaros a su adquisición y lectura.

Pero volvamos a mis comienzos. El menor de cuatro hermanos, yo era un caso especial. Mis
padres no habían tenido la posibilidad de entrenarse con mis hermanos mayores, cuya
escolaridad, sin ser excepcionalmente brillante, había transcurrido sin tropiezos.
Yo era objeto de estupor, y de un estupor constante, pues los años pasaban sin aportar la
menor mejoría a mi estado de embotamiento escolar. «Me quedo de una pieza», «Es para no
creérselo», me resultan exclamaciones familiares, unidas a unas miradas adultas en las que
veo perfectamente que mi incapacidad para asimilar cualquier cosa abre un abismo de
incredulidad. Aparentemente, todo el mundo comprendía más deprisa que yo.
–¡Eres tonto de capirote!
Una tarde del año de mi bachillerato (de uno de los años de mi bachillerato), mientras mi
padre me daba una clase de trigonometría en la estancia que nos servía de biblioteca,
nuestro perro se tendió sin hacer ruido en la cama, a nuestra espalda. Descubierto, fue
expulsado con sequedad:
–¡Fuera, a tu sillón!
Cinco minutos más tarde, el perro estaba de nuevo en la cama. Solo se había tomado el
trabajo de ir a buscar la vieja manta que protegía su sillón y tenderse en ella. Admiración
general, claro está, y justificada: que un animal pudiera asociar una prohibición a la idea
abstracta de limpieza y extraer de ello la conclusión de que era preciso hacer su cama para
gozar de la compañía de los dueños, era para quitarse el sombrero, evidentemente, ¡un
auténtico razonamiento! Fue un tema de conversación familiar durante décadas.
Personalmente, llegué a la conclusión de que incluso el perro de la casa lo pillaba todo antes
que yo. Y creo, incluso, haberle dicho al oído:
–Mañana irás tú al cole, lameculos.

Título original: Chagrin d’École
© 2007, Éditions Gallimard
© 2007, Daniel Pennac
© 2008, de la edición en castellano para todo el mundo: Random House Mondadori, S. A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: